Acupunturaabc

 

¿Para qué sirve la Acupuntura China?

La Acupuntura puede tratar a las enfermedades de difícil diagnóstico, a las enfermedades crónicas con resistencia a los medicamentos, a las enfermedades crónicas con efectos secundarios causados por los medicamentos, en los pacientes con tolerancia a los medicamentos, y que los fármacos ya no les hacen efectos, y también en caso de los pacientes que requiere cirugía, sin embargo, por salud, o estado nutricional no es conveniente someterlos al quirófano, la Acupuntura es una buena opción.

Según la experiencia clínica milenaria china, y los estudios clínicos científicos, demuestran que la Acupuntura posee los siguientes efectos:

1- Calmar los dolores

La Acupuntura puede quitar los dolores . Por el ejemplo, al estimular los puntos acupunturales Hegu, Jiache , quita los dolores de muelas, al estimular los puntos acupunturales Huantiao, Weizhong, quita los dolores de pierna.

Por lo tanto, la Acupuntura tiene gran utilidad en los dolores más frecuentes, como dolor de cabeza, dolor de muela, dolor trigémino, dolor ciático, dolor postquirúrgico, dolor de la espalda baja, dolor de piernas, artritis, dolor en la región gástrica, dolor por cálculos de vesícula, dolor por cálculos renales, dolor de la menstruación, dolor postparto, dolor por traumatismo o esguince, etc.

 

2- Modular las funciones corporales

La Acupuntura normaliza las funciones de aparatos y sistemas. Por lo tanto la Acupuntura tiene excelentes efectos para:

El sistema respiratorio: bronquitis, asma, rinitis, sangrado nasal, faringitis, laringitis, gripa, tos, etc.

El sistema digestivo: gastritis aguda o crónica, espasmo gástrica, hipotonía gástrica, ulceras duodenales, etc. La Acupuntura ayuda a normalizar las funciones del intestino, por lo tanto puede tratar a enteritis, diarrea, distensión abdominal, estreñimiento, etc. También funciona para la movilidad de la vesícula y la secreción de la bilis, por lo consiguiente puede tratar a cálculos vesiculares, colangitis, etc. Normaliza la función hepática, tratando diversas patologías del hígado.

Modula las funciones renales y vesicales, por lo tanto puede tratar a incontinencia urinaria, dificultad para orinar, glomerulonefritis, cistitis, cálculos renales, cálculos vesicales, hematuria, etc.

Sistema nervioso: convulsiones, nerviosismo, insomnio, ansiedad, irritabilidad, disminución de la memoria, parálisis facial, apoplejía, parálisis corporal, zumbido de oído, sordera, mudez, etc. También para la drogadicción, alcoholismo, tabaquismo.

Sistema endocrino: diabetes (aumenta la secreción de insulina por parte de páncreas), hipoglucemia; hipotiroidismo, hipertiroidismo.

Sistema reproductivo: infertilidad, amenorrea, irregularidad menstrual, frigidez, impotencia, disminución de deseo sexual, etc.

Sistema circulatorio: mejora la circulación sanguínea, hipertensión, hipotensión, trombosis cerebral, enfermedad vasculocerebral, varices, etc.

La circulación sanguínea es muy importante para el mantenimiento de las actividades fisiológicas normales de cada órgano del cuerpo humano y la defensa frente a las enfermedades. Sin embargo, debido a la influencia de factores tantos externos como internos, causan cambios en la composición de la sangre, y estos cambios se puede ajustar con la Acupuntura. Por ejemplo, al estimular ciertos puntos acupunturales, tienen acciones evidentes en el ajuste de los glóbulos blancos, glóbulos rojos, plaquetas, velocidad de sedimentación globular, glucosa sanguínea, calcio sanguínea, etc. La Acupuntura promueve el crecimiento esquelético de los niños; la Acupuntura tiene acción regulatorio en los electrólitos en la sangre, como el calcio, el fósforo, el sodio, el magnesio etc, especialmente para el calcio en la sangre. Por lo tanto, la Acupuntura puede tratar las enfermedades que son provocadas por disfunción de calcio, como la convulsión, espasmos musculares y el raquitismo. La acupuntura también puede disminuir el colesterol de la sangre, reducir la viscosidad de la sangre, regular el ácido láctico, ácido pirúrico, el ácido cítrico. En resumen, la Acupuntura normaliza la composición sanguínea, ayudando a la curación de las enfermedades.

3- Aumenta la defensa inmunológica

La Acupuntura no solamente cura las enfermedades, sino también, aumenta las defensas, contribuye la prevención de enfermedades. Según un reporte de estudios de laboratorio. Se estimularon el punto acupuntural Zusanli, en 13 conejos, después de 2-3 horas, 60% de los conejos aumentaron sus glóbulos blancos, y 36% de los conejos aumentaron sus neutrofilos (una variedad de glóbulos blancos), y redujeron la cantidad de linfocitos.

La Acupuntura no solamente aumenta la cantidad de glóbulos rojos, sino también mejora su calidad. Otro estudio realizado en 100 voluntarios sanos, demostraron, que al estimular los puntos acupunturales Zusanli, Hegu, la capacidad de captación a los estafilococos dorados (germen patógeno frecuente) aumentaron de 48.16% a 71.25%, mientras que en el grupo de control (sin estimulación acupuntural) no hubo cambios. Además en ese mismo estudio mostraron que la Acupuntura posee efectos anti-inflamatorios.

Por lo tanto, la Acupuntura puede prevenir la gripa, recurrencia de malaria, recurrencia de asma, tratar fiebre, gripa por virus, parotidis, hepatitis con ictericia, diarrea, enteritis, tétanos. Enfermedades crónicas y de urgencia, como, laringofaringitis crónica, apendicitis, gastritis, conjuntivitis, timpanitis, mastitis, etc.

4- La Acupuntura ajusta el metabolismo, por lo consiguiente, trata los síntomas como sudoración excesiva, fatiga, somnolencia (mucho sueño), etc.

 

El origen de la Acupuntura China

Qué es la Acupuntura China

| ©2009 Centro de Acupuntura China